22/05/2024

Entorno Noticias

Calidad Informativa

Reflexiones de Lapiztóteles

0 0
2 minutos de lectura
0 0
Read Time:1 Minute, 27 Second

Por: PEDRO ZAMORA HERRERA

GUILLERMO LANDA VELÁZQUEZ

Visitar la casa del poeta y diplomático #huatusqueño, Guillermo Landa (antes de que fuera museo) cuando con toda seguridad y confianza podíamos pasar a saludarlo y platicar con él, era una experiencia muy gratificante, porque el ambiente, la atmósfera que se respiraba ahí, hacia que te desconectaras del mundo exterior. Los muebles antiguos, los libreros, las pinturas, esculturas, todo, todo de gran valor artístico.

Quiero comentar y no sé, si sólo a mí me pasaba, pero al despedirme del anfitrión y salir a la realidad, experimentaba un contraste tremendo, salía a la avenida 1, con un fuerte calor, un tráfico intenso, mucho ruido.

A Don Guillermo le gustaba mucho ser visitado, con toda generosidad y orgullo nos mostraba las piezas artísticas de las que vivía rodeado. Su casa antes de ser declarada museo, ya lo era, sin embargo, no era mucha la gente que teníamos el privilegio de entrar a su casa como he descrito.

Pero actualmente, gracias a la generosa calidad humana de Don Guillermo Landa, toda la gente tiene la oportunidad de visitar su casa, convertida en museo.

Hablar de “legado que dejó a su pueblo”, en este caso, no es un lugar común. Es real y concreto.

La invitación a visitar la casa, por parte de Memo Landa, queda eternamente abierta.

La caricatura de hoy describe la imagen que nos dejó de recuerdo Don Guillermo, con su característico sombrero, los diarios bajo el brazo; apreciaba de tal forma los productos de su tierra huatusqueña, que lo imaginé dedicando unas palabras poéticas, a un anafre con su vaporera repleta de tamalitos.

Saludos Don Guillermo Landa, donde quiera que esté usted.

Recuerden que cada viernes, Lapiztóteles tendrá un personaje huatusqueño.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %