7 diciembre 2022

Entorno Noticias

Calidad Informativa

Desde Huatusco

3 minutos de lectura

ROBERTO GARCÍA JUSTO.

ACCIDENTE EN LA CARRETERA.

En los veinte años transcurridos del siglo XXI, se comienza a percibir mucha similitud, con los inicios de los dos anteriores.

La inquietud que manifiesta la sociedad por los problemas que se han generado a través de sexenios anteriores, están llegando a extremos sumamente preocupantes. A pesar de que nuestra comunidad está acostumbrada a trabajar y respetar la legalidad, se nota el temor generado por la inseguridad.

Podríamos asegurar que no estamos catalogados dentro del círculo rojo, pero si no se atienden las necesidades principales, estamos en peligro de caer en el siguiente grado. Durante mucho tiempo la falta de empleo ha obligado a los jóvenes a emigrar a otros centros de mayor desarrollo industrial y comercial. Dejando vacante la oportunidad de realizar una carrera profesional para enfrentar la demanda personal, que es el estar preparado.     

En 1949 el comportamiento de los políticos de la localidad, obedecía a las órdenes que emitía desde Xalapa el Gobernador en turno. Un solo partido predominaba en la elección de alcaldes, Síndicos y Regidores. Los distintos grupos activos que demostraban interés por la Administración Municipal, se reunían y consensaban para sacar a su candidato. Entregando cada quién su propuesta al Mandatario Estatal y allá que lo decidiera.

Cuando estaba por terminar su trienio Mario González Sedas, comenzaron las aguas a agitarse. Uno de los aspirantes con arraigo dentro del gremio campesino, era el Sargento retirado José de Jesús Solís Tapia. El mérito lo había ganado durante la segunda guerra mundial, debido a que formó parte del escuadrón 201, mismo que partió a las Islas Filipinas donde se acuartelaron las fuerzas de la alianza contra Alemania, Italia y Japón.

Otro que se mencionaba entre los que podrían asumir la responsabilidad, era don Darío Méndez César, integrante de una familia con mucha historia en el municipio. Y como una alternativa figuraba Miguel García Páez. Esos nombres estaban en la boca de la gente que no perdía detalle para estar seguro del lado en que se inclinaría la balanza. Como siempre ocurre en estos casos, salen a relucir los defectos y virtudes de quienes desean ostentar la representatividad de los huatusqueños.

La señora María del Carmen Rebolledo Pérez, esposa del Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Veracruz y hermana de Francisco Rebolledo. Aprovechando esa amistad lo recomendaron para ocupar el puesto y, no habiendo otra opción, se consumó una imposición de las tantas que se hicieron en México durante el siglo pasado. El 30 de noviembre de 1949, tomó posesión como nuevo Alcalde, dando fe de la crisis económica en que se encontraban las arcas hacendarias.

Durante este periodo de tres años, tiempo que duraban las comunas, hubo algunos hechos muy relevantes. Se acercaban las elecciones para la Presidencia de la República, el Partido Revolucionario Institucional postuló a don Adolfo Ruíz Cortines y la Federación de Partidos del Pueblo, integrado por la izquierda cardenistas y miembros del Partido Comunista, impulsaba al General Miguel Enríquez Guzmán, considerado como un serio contrincante del aspirante oficial.

El 25 de junio de 1952, un camión lleno de simpatizantes de Enríquez Guzmán, considerado como uno de los últimos liberales mexicanos, salieron de esta Ciudad hacia Córdoba para asistir a un mitin muy concurrido. Sin embargo, en la barranca de Chocamán el camión de redilas sufrió un aparatoso accidente, muriendo 22 personas y 28 quedaron heridas gravemente. Este hecho impactó a todo el país que se quedó con la duda de si fue o no un atentado.