7 diciembre 2022

Entorno Noticias

Calidad Informativa

Desde Huatusco

3 minutos de lectura


ROBERTO GARCÍA JUSTO


UN MILITAR REPUBLICANO


Idealmente diseñada por los primeros pobladores para que, con el transcurso de los años se convirtiera en punto importante de la geografía económica, política y social del Estado Veracruzano. Huatusco es una historia pequeña que forma parte del rompecabezas de la República mexicana que ha tenido personalidades destacadas en las etapas en que se ha dividido. Por esa razón existe el empeño de transitar de la anécdota al detalle que sintetice la memoria de la realidad.

José Anastacio Torrens, nació en el año de 1790 cuando esta localidad estaba catalogada como Villa. Durante el estallido de la guerra por la independencia de México, el joven huatusqueño tenía veinte años de edad y junto con Juan Nepamuceno Almonte que se decía ser hijo de don José María Morelos y Pavón, se fueron a estudiar a los Estados Unidos de Norteamérica. Posteriormente abandonó la escuela para incorporarse a las armas en el ejército libertador.

Por sus conocimientos militares y grades deseos de trascender, el general Morelos lo nombró coronel y comisionado para que organizara las fuerzas dispersas en la región estratégica de Huatusco y Coscomatepec. Con empeño tomó el cargo y formó lo que se llamó Batallón “Huasteco”, mismo que se responsabilizó de defender la plaza hasta que llegó a principios de 1813 el general Nicolás Bravo que sostuvo el histórico sitio el cual rompió con valor y estrategia.

Sus cualidades intelectuales le permitieron ser la clave en las negociaciones con los vecinos del norte, por lo que, otra vez Morelos lo envió a Nueva Orleans con la firme intención de que el movimiento insurgente obtuviera el reconocimiento de los EEUU y a su vez iniciara relaciones comerciales y políticas. Hasta Galveston, ciudad donde radicaba, le escribió el generalísimo, para notificarle que, le habían sido decomisadas todas sus propiedades en Huatusco, con el argumento de que se había declarado enemigo de la corona española.

Regresó al país en 1817 para incorporarse a la expedición auxiliar dirigida por don Francisco Javier Mina y Fray Servando Teresa de Mier en Soto la Marina. En ese sitio fue hecho prisionero por las fuerzas realista que lo mandaron exilado a las costas de África, adonde permaneció encarcelado durante tres años. Después de su liberación se alistó en el ejército de las tres garantías que organizó Agustín de Iturbide y que proclamaba religión católica como única; independencia y unión de todos los sectores de la población.

Después de haber sido nombrado representante y secretario de la Legación de México en EEUU y Encargado de negocios. El General Guadalupe Victoria lo designa Ministro mexicano en Colombia, desde donde informaba al gobierno de los planes ambiciosos del general Simón Bolívar. Ya que “las instituciones republicanas no convenían a los intereses de ningún Estado Americano”. Al año siguiente fue derrocado el general Vicente Guerrero por Anasrtacio Bustamante.

Republicano identificado con el partido formado por Lucas Alamán en 1818, defendió con gallardía la doctrina de ese instituto político que pugnaba por la reestructuración de las instituciones colonialistas con principios liberales sin alterar el orden establecido. El 12 de mayo de 1856 anunció su retiro a la vida privada habiendo obtenido el grado de General Graduado, además Coronel de Infantería Permanente. Murió a la edad de 67 años en la Ciudad de México, quedando grabado en la historia de esta gran nación el nombre de este ilustre paisano que participó en la primera transformación de nuestra querida patria.