3 diciembre 2022

Entorno Noticias

Calidad Informativa

Desde Huatusco

3 minutos de lectura

ROBERTO GARCÍA JUSTO.


DE LO DUDOSO A LO PROBABLE.


Salen los primeros rayos del sol y buscamos las estadísticas proporcionadas por la Secretaría de Salud donde se informa del estado que guarda la pandemia que sufre México y el mundo. No hay duda de que estamos enfrentando una situación nunca antes vivida, los pronósticos en este caso, pueden variar de un momento a otro, los científicos agrupados en los centros de investigación, recurren a los medios disponibles para descubrir los orígenes del virus y desarrollar un medicamento para exterminarlo.

Entramos en una fase crítica por el aumento del número de casos sospechosos, confirmados y decesos. Y somos testigos de que en ninguna parte del planeta tierra se ha estimado el fin del contagio, ya que esto sube y baja como la rueda de la fortuna que cuando empieza a funcionar no se detiene. Esto destruye cualquier vaticinio, por muy cuidadoso y responsablemente elaborado.

El ambiente se siente tenso por la incredulidad de muchas personas que dudan de la veracidad del agente infeccioso, presionan para saber nombre y dirección de los afectados, así como la autoridad sanitaria que dictamina los estados de cada paciente. La respuesta es obvia, se debe guardar secrecía por seguridad ante la reacción agresiva contra los familiares de los contaminados.

Estamos metidos en un juego de alto riesgo para la humanidad, dado que, hasta el momento y desde un principio el covid-19 se aloja en los seres racionales, es decir personas de ambos sexos sin distinción de edades. Los que logran superar la virulencia, que son en buen porcentaje, se convierten en agentes generadores de medicina para la rehabilitación.

Sorprendentemente la naturaleza se recupera de forma lenta del maltrato a que estaba sometida por la sociedad. Los centros de recreación, como, playas, ríos, lagos, lagunas, bosques y montañas, se pueden ver limpias de basura y de comercio ambulante. Inclusive el aire se respira exonerado de contaminantes, ya que, al restringirse el tráfico vehicular y aéreo, el consumo de combustible disminuyó.

Es curioso saber que en la segunda guerra mundial los alemanes utilizaron armas químicas como agentes letales formando parte estratégica de la guerra bacteriológica. En Vietnam la bomba de napalm que quema la piel de la gente que se refugiaba en trincheras construidas en la selva. Se afirma que al absorber la sustancia los pulmones explotan por el alto grado de temperatura, dejando intacta la infraestructura. La diferencia reside en los sitios que abarcaba eran reducidos, lo de hoy es distinto, se propaga con agresividad por todas partes.

Los ojos del mundo están apuntando hacía la República Popular China y no por su palacio de la ciudad perdida o por Shanghái el centro financiero global, poblada de rascacielos, una mezcla de la arquitectura moderna. Tampoco por lo que afirmó Napoleón Bonaparte hace 155 años: “Es un gigante dormido, déjenla porque cuando despierte temblara el mundo”. Sino por su economía de mercado que se introduce por los rincones del planeta.

El gran dragón con un sistema socialista y de partido político único, está colocado como una potencia económica y militar. Desde el año de 1978, se convirtió el de un crecimiento interno rápido y armonioso en comparación a sus competidores, situándose como la segunda potencia, atrás de los Estados Unidos de Norteamérica. Siendo el mayor exportador de productos manufacturados y segundo importador de mercancía perecedera, (Soja y trigo, fundamentalmente.) ¿Que modelo económico, político y social predominará a futuro?.