7 diciembre 2022

Entorno Noticias

Calidad Informativa

Desde Huatusco

3 minutos de lectura


ROBERTO GARCÍA JUSTO


UNA CUARENTENA QUE DURO SIGLOS.


Para las generaciones presentes, es imprescindible realizar un recuento de las distintas etapas que han pasado en la formación de la tierra, porque ahí se reflejan las transformaciones que se han generado en beneficio de la humanidad. Habrá un espacio apartado para los pendientes, que se enrolan en una lista de espera para que, con el caudal de recursos científicos y tecnológicos existentes, se cumpla en la forma que se trazado como una respuesta para el futuro.

Intuimos que el mundo todavía no llega a su plena madurez, cumple ciclos que se miden por siglos a veces por años, meses, días, horas o minutos. Y que, por razones lógicas de la naturaleza, no deja de avanzar en lo interno y externo, sacrificando su generosidad para concientizarnos del grado de desarrollo alcanzado hasta este momento. Bajo ese criterio debemos entender que, damos importancia a la vida, aunque sea una mentira, ya que la verdad se manifiesta en la muerte.

Lo hemos dicho y lo repetiremos, muchas décadas de aislamiento territorial vivió este antiguo señorío que, para desempeñar sus actividades cotidianas, usaban los caminos y veredas apropiadas para personas y animales. Los productos del campo se trasladaban a otras ciudades lejanas cruzando cerros, ríos, llanuras y montañas. La promoción del comercio, propio de la región, se hacía presente en los tianguis de Coscomatepec, Soledad de Doblado, Puerto de Veracruz y Xalapa.

Los caminos reales se multiplicaban por la región de las Altas Montañas. A lomo de mula se transportaron las primeras piezas de maquinaria que se sumaron al proceso para industrializar la caña de azúcar que, junto con trapiches y beneficios de café, recibieron los avances científicos del momento. Cabe recalcar que la arriería se encargó de poner en las casonas de los acaudalados, 25 pianos que, no obstante lo maltrecho del camino no se desafinaron al armarlos.

En 1907 se inauguró la vía de ferrocarril Córdoba-Coscomatepec, convirtiéndose en la ruta que impulsó el trasiego de productos agropecuarios hacia otros centros mercantiles, además de la adquisición de mercancía para los almacenes de la Ciudad. un gran acontecimiento fue la llegada del primer automóvil en 1920, esto se consideró como un lujo para el transporte interno. El 30 de mayo de 1933 se celebró el primer vuelo del avión comercial Xalapa-Huatusco-Córdoba. Después de varios accidentes dejó de funcionar en 1947.

La carretera Fortín-Huatusco- quedó totalmente pavimentada el 30 de noviembre de 1950, correspondió al presidente de la República Miguel Alemán Valdés cortar el listón inaugural y a partir de esa fecha podemos decir que terminó la deficiencia en el servicio de transporte carretero. Con esto pretendo dar a conocer los pormenores de una localidad que no obstante la lenta construcción de vialidades, ha mantenido un ritmo de crecimiento muy aceptable.

Hasta hoy día domingo, el tianguis tradicional se mantiene activo, cientos de personas de las comunidades, exponen su verdura al aire libre. Es esencial para las familias adquirir frijol, maíz, chile, carne roja, barbacoa, fruta fresca e infinidad de alimentos crudos o cocidos que se consumen diariamente. Las instrucciones que se difunden a través de los medios de comunicación, para prevenirse del COVID-19, se cumplen, pero lo más destacado es que el pueblo se resiste a medidas extremas. Ya veremos que sucede más adelante.