29 noviembre 2022

Entorno Noticias

Calidad Informativa

Desde Huatusco

3 minutos de lectura

ROBERTO GARCÍA JUSTO.

INCENDIO DE PALACIO MUNICIPAL.

Este fue uno de los acontecimientos más espectaculares que sucedió un día sábado 2 de abril de 1989, o sea, hace treinta y un año.  Por aquel entonces reinaba en nuestro entorno lo que podíamos llamar los “efectos de una crisis cafetalera”.

El campo enfrentaba una sacudida económica por los precios bajos del aromático en el mercado internacional. Hubo fincas donde los propietarios dejaban que la cereza madura se cayera de la mata, debido a que el corte resultaba más caro que su precio de venta. 

Pero, la historia del municipio nos abre los ojos para recordar que, en este mismo mes, pero de 1814, el teniente coronel al servicio de la corona española, don Francisco Hevia. Desde la ciudad de Córdoba, ordenó al Mayor Santa Marina, que incendiara el caserío de Huatusco.

Sin piedad para los que suplicaban clemencia, todo fue reducido a cenizas, solo se salvó el templo en donde las familias se refugiaron, con el temor de ser acusados partidarios de la guerra de independencia.

En época no muy reciente, para ser exactos el 9 de febrero de 1963, un pavoroso incendio se suscitó en los locales del mercado Juárez. La Alcaldesa Celeste Castillo Moreno fue auxiliada por bomberos de Córdoba y por la población que con mucho empeño demostró su solidaridad.

Hasta donde fue posible se apoyó a las víctimas de la conflagración. Por lo que, hasta 1974 se inauguró el zoco remodelado.

El edificio que ocupa actualmente la Presidencia Municipal, frente al parque Zaragoza, ha sido testigo de hechos relevantes para la historia local.

Fue construido por la familia de don Anastasio Pesado en 1830. Que poseían plantaciones cafetaleras en varias partes de la región, su arquitectura se diferenciaba con el resto de las casonas, debido a que los dos pisos que la integran, con seis arcos al frente, la catalogan como pionera en su estilo.

Antes de ser adquirido a la familia De La Garza por treinta mil pesos por la Alcaldesa Celeste Castillo (Ayuntamiento, Diputado Federal Miguel Ángel Rodríguez y don Rafael Guillaumin Fentanes, aportaron diez mil pesos cada uno), fue el sitio de alojamiento de la familia de don Benito Juárez García, ya que, creyeron prudente permanecer en esta localidad, en compañía de los reformadores Melchor Ocampo y don Juan José Baz, durante el gobierno itinerante del Benemérito de las Américas.

También fue utilizada como oficinas de la Jefatura Política y como almacén de una empresa cafetalera.

Aquella mañana todo marchaba en orden para el cabildo encabezado por el profesor Luis Joaquín Torres Reyes, era su cumpleaños. Apenas cuatro meses tenía de haber tomado protesta para dirigir por segunda ocasión el H. Ayuntamiento.

Le secundaban como Síndico Norberto Lagunes López, Regidor Primero Mario Chispan Hernández, Regidor Segundo el profesor Alfonso Avelizapa Rivera y como Regidor Tercero la maestra Gertrudis Suárez Mora.  

El viernes por la tarde cerraron las puertas del edificio para suspender el servicio en oficinas. Todo el personal se fue a disfrutar de un fin de semana, olvidando desconectar la cafetera, sin imaginar que esa omisión los llenaría de aflicciones nunca vividas.

Como a las diez de la mañana comenzó a salir humo de la planta alta, no faltaron los parroquianos que gritaron: ¡fuego, fuego ¡.

La noticia se difundió por el territorio y en pocos minutos la gente se formaba haciendo cadenas para pasarse las cubetas llenas de agua para aminorar las llamas. Llegaron los traga humo de Córdoba, varias horas después, el olor a quemado se respiraba.

Hizo acto de presencia el Gobernador Dante Delgado Rannauro y comenzó a analizar el recuento de daños. El Archivo municipal casi consumido por la lumbre y el agua derramada. Había que volver a reconstruir la estructura con recursos del Estado.

Todo se hizo como lo programó, tiempo después, otra vez estaba erguida la fachada de una obra representativa para los Huatusqueños. Solo me falta destacar la intervención del ciudadano Gabriel Barrios que en su desesperación se subió al tapanco para separar los fajos del archivo histórico, de donde se cayó y lesionó una pierna. Es la causa que camine rengo.