5 diciembre 2022

Entorno Noticias

Calidad Informativa

De razones y pasiones

5 minutos de lectura

Pandemia e inseguridad: ¿gobierno endereza el rumbo?

Rafael Pérez Cárdenas

Ayer lunes se dieron a conocer una serie de datos que mostrarían que el gobierno estatal empieza a enderezar la nave y que la curva de aprendizaje, después de año y medio, está por concluir. Hasta ahora, los servicios de salud y la seguridad pública habían sido el talón de un gobierno inexperto.

Sin embargo, con Veracruz en medio del pico de la pandemia y con los recientes hechos de violencia, echar las campanas al vuelo sería poco menos que irresponsable.

La ejecución de Francisco Navarrete Serna presunto exjefe de plaza de un cártel –junto con otras seis personas-, la noche del viernes en el salón de eventos Yemanya, en una colonia popular de Tierra Blanca, puso a Veracruz nuevamente en el escenario nacional de la delincuencia organizada, sobre todo luego de los estrechos vínculos con prominentes personajes de Morena.

Hasta ahora, sus “amigos cercanos” nada han dicho del multihomicidio. En 2016 Navarrete Serna fue detenido por presuntos nexos con la desaparición de cinco jóvenes, y en octubre de 2019, después de ser liberado, creó el Sol de Tierra Blanca.

Al momento de la agresión, el evento era transmitido en vivo, lo que generó aún mayor impacto en redes sociales y medios nacionales. Sin embargo, entre la tarde del domingo y este lunes, el gobierno realizó la detención de importantes líderes del crimen organizado, lo que también tuvo un impacto en medios nacional.

El primer caso fue el de un sujeto identificado como Gregorio “N” alias «Wester», un presunto jefe de plaza en la región central de Veracruz, quien además es señalado de ser un mata policías. El presunto delincuente también era buscado en los Estados Unidos por el delito de homicidio cometido en el estado de Tennessee. La captura se realizó en el municipio de Omealca, una región que está que arde.

El segundo detenido fue Javier “N” alias “El Tucán”, presunto jefe de sicarios de un Cártel en la región Acayucan y quien el pasado mes de mayo –al frente de un comando armado- atacó a tiros una base de la subdelegación de la Fiscalía General de la República (FGR) en la zona sur de Veracruz, sin que se reportaran víctimas. “El Tucán” fue detenido junto a Lázaro “N” alias “El Zurdo” y Carlos “N”, supuestos integrantes del grupo delictivo dedicado a actividades de narcotráfico, cobro de piso y extorsión en la zona de Acayucan.

Las detenciones son muy importantes y merecieron espacios en medios nacionales; sin embargo, Veracruz sigue siendo el segundo lugar nacional en secuestro, extorsión y feminicidios.

Sin demérito de la intervención de las fuerzas de seguridad del estado en estas detenciones, es necesario que se refleje en la reducción de la incidencia delictiva, de lo contrario, sólo estaremos podando la hiedra de la delincuencia organizada.

El segundo asunto es el tema de la salud pública. En este momento Veracruz debe enfrentar el crecimiento exponencial de la pandemia de Covid19 –lo que nos coloca en cuarto lugar a nivel nacional-, pero al mismo tiempo y de manera silenciosa, la alta incidencia de dengue en todo el estado.

La situación que guarda el estado en materia del Covid19 tiene varias lecturas, una de las más importantes es que en la zona conurbada de Veracruz-Boca del Río se concentra casi la mitad de los contagios y las defunciones, si bien es cierto que el virus ya está presente en más de 160 municipios de la entidad.

La otra es que a los veracruzanos nos ha pegado muy duro la enfermedad: mientras la terapia intensiva ya está saturada en la mayoría de los hospitales, el mismo tiempo, hay casi un 60 por ciento de disponibilidad de camas en los nosocomios convertidos a Covid 19.

Si no fuera por la efímera popularidad de Hugo López-Gatell –y la posterior pérdida de credibilidad a causa de cifras y fechas que no se cumplen-, los veracruzanos tendríamos que estar un poco más tranquilos respecto del avance de la pandemia en el estado y la posibilidad de que a finales de este mes empecemos a reaundar nuestras actividades.

Ayer por la noche el funcionario federal hizo una previsión sobre un período adicional de entre 15 a 18 días, a partir de este 1 de junio, para el tránsito a una fase «segura» dentro de la pandemia de coronavirus 2019 en la zona conurbada de Veracruz y Boca del Río.

Dijo que siempre ha tenido una curva epidémica muy bien organizada desde la predicción original, ha seguido la curva epidémica ese patrón, es una curva más corta, pero más intensa y está todavía a varios días, por lo menos 15 a 18 del momento de mayor seguridad”. Si la zona conurbada, epicentro de la pandemia, podría alcanzar una fase segura en 18 días, el resto de los municipios lo harían en menor tiempo. Sin embargo, sólo son hipótesis.

Las del estribo…

1. El abogado Tomás Mundo quiso participar en buena lid en su aspiración a encabezar la Fiscalía General del Estado. Lo golpearon e intentaron manchar su prestigio profesional, lo que provocó que arriara la bandera blanca y decidiera impugnar el proceso de elección de la nueva Fiscal. Ya demostró que tiene conocimientos y el apoyo de muchas organizaciones de abogados y medios de comunicación. Será una verdadera piedra en el zapato. ¿Qué necesidad había de lastimarlo?

2. Ernesto “Ché” Guevara tenía una devoción por sí mismo. Asmático, obligada a sus hombres a recorrer kilómetros en la selva, durante la madrugada, como una prueba de su resistencia física. El domingo, el Presidente López Obrador viajó por tierra a Cancún desde la Ciudad de México (1,620 kilómetros de carretera) para dar el banderazo a la construcción del Tren Maya. No es lo mismo la selva que la suburban, pero la devoción sí.