18 mayo 2022

Entorno Noticias

Calidad Informativa

COLUMNA/Desde Huatusco – Jacinto Roque

2 minutos de lectura

ROBERTO GARCÍA JUSTO

JACINTO ROQUE

En el año de 1812 ya se notaban signos de rebelión en la zona, en favor del Grito de Dolores hecho por el Padre Hidalgo. Un vaquero de la ranchería de Tlamatoca, de nombre Jacinto Roque, reunió a un grupo de ciudadanos partidarios de la causa, quienes mal armados y desconocedores de las tácticas militares, atacó la guarnición española en esta localidad la madrugada del jueves santo del año citado. La resistencia de los soldados al servicio de la corona y la novatez de los guerrilleros los condujo a la pérdida de dos hombres y a fallar en este primer intento.

Esta acción previno a los españoles mismos que, ante el temor de ser agredidos nuevamente por una fuerza superior, dieron la orden para trasladarse en la Ciudad Córdoba. Llevándose a todos los europeos que residían en esta localidad con el fin de protegerlos de los rebeldes. Al quedar desguarnecido el pueblo, Jacinto comenzó a realizar una intensa actividad para propagar las principales ideas que guiaban los principios de la independencia. En poco tiempo se le unieron un número regular de hombres que, emocionados por la causa, se dispusieron luchar por ella.

Surgió otro personaje, de nombre Julián Ángel. Se notaba que era de malos instintos y que tomó como pretexto el movimiento para satisfacerlos. Desde luego comenzó a disputar el liderazgo con Jacinto, ocasionando serias confrontaciones entre los milicianos que a punto estuvieron de terminar a balazos. La astucia de Julián lo hizo fingir su desinterés por el mando y una noche sorprendió a su rival haciéndolo prisionero. A primeras horas del día siguiente, ordenó que lo fusilaran en un paredón instalado en el panteón municipal.

Esta fue la primera víctima de la traición de un movimiento que apenas estaba tomando fuerza entre la ciudadanía de la región de las altas montañas. Posteriormente vinieron otros hechos muy interesantes que los haremos de su conocimiento como es nuestro propósito.